sábado, 17 de abril de 2021

Metalfor 2635

Esta modelo de cosechadora, representó el renacimiento de Noetinger como ciudad productora de cosechadoras. Lamentablemente, sin el nombre Araus (solamente Metalfor a secas) y después de media década sin participación en el mercado, retorna Metalfor al ruedo.
En declaraciones públicas, el presidente de Metalfor, Eduardo Borri dijo: "Estamos tan arraigados al suelo como la tierra de nuestros clientes. En las buenas estamos, pero más aún cuando hay dificultades. Una PyME como la nuestra, es realmente mucho más ágil que una multinacional para la incorporación de las mejoras. Desde una idea, donde muchas veces participa el productor como disparador de las mismas, pasando por el operario y hasta llegar al producto final, pasan solo semanas”.
Mientras que José Luis Dassie, dijo: “El proyecto de cosechadoras para Metalfor se viene trabajando desde hace mucho tiempo y esta inestabilidad propia a la que estamos acostumbrados en Argentina genera una situación en la cual es muy difícil que exista inversión extranjera genuina que venga a instalar industrias productivas que generen mano de obra. Esto lo vemos más allá de una oportunidad desde el punto de vista comercial, también lo vemos como un valor agregado”, apuntó y continuó: “Pensamos en la industrialización de nuestro país, en establecer metas y objetivos que puedan llegar a ser sostenibles en el tiempo".
Respecto a consideraciones técnicas, la cosechadora posee cabina con aire acondicionado, heladera incorporada, volante forrado en cuero al igual que cubre palanca y apoya brazo, parasoles 360 en la cabina, asiento con masajeador y cooler.

Lugar de Fabricación: Noetinger, Departamento Marcos Juárez, Provincia de Córdoba.

Inicio de fabricación: abril 2021
Fin de fabricación: 202X.
Origen: Argentina

Motor SCANIA 350 a 370 HP
Cabezal Draper de 35 pies
Tolva de granos 10.000 litros
Agricultura de Precisión con monitor de rendimiento y piloto automático
Rodados duales delanteros 20,8 R38 R1 | traseros 28L - 26 R1
Piezas cementadas anti desgaste en sin fines, cielos y tapa de norias
Piezas de sacrificio en canal de entrada
Kit de visión 360 de la máquina mediante cámaras + 2 cámaras individuales para tubo de descarga y zona motor.

domingo, 28 de febrero de 2021

Anexo: Documentos Gloria (UTB) y Aumec por fabricación de cosechadoras


A inicios de la década del 80' (circa 1981/1982) y previo a la guerra de Malvinas y al cierre de importaciones de maquinaria agrícola, entre otros rubros, se produjo un convenio de fabricación entre AuMec y la empresa rumana UTB (bajo la marca Gloria). 
El contexto económico imperante de la época era el de la famosa "plata dulce" (dólar muy barato e importaciones libres) que propiciaban la introducción de competidores a un mercado que estaba cerrado desde mediados de la década del 50', provocando la pérdida de competitividad de las empresas locales.
Una vez explicado el contexto imperante de aquella época, la idea de los directivos de AuMec era la posibilidad de traer (primeramente) máquinas semi armadas (formato SKD), para posteriormente agregarle piezas de origen nacional y así abaratar costos.
Pero una vez rubricado el arreglo que fue con la empresa Universal de Brasov, de Rumania, esta envió desde aquel país dos cosechadoras en formato CKD (complete knock down, o sea, kits totalmente desarmados para armar). El modelo elegido era la Gloria C12.
Algunos de los componentes nacionales que NO venían en el kit en CKD eran las ruedas, motor, plataforma producida por la misma AuMec y también la cabina panorámica para el operador (que en su país de origen no se producía así).
Junto con los contenedores, se hizo presente una delegación compuesta de 2 empleados de la empresa: uno era técnico y el otro ingeniero: particularidades al margen, el técnico hablaba bien el castellano e inglés mientras que el ingeniero no tenía dominio alguno de nuestro idioma (solo se expresaba en inglés y ruso).
Tadeo Buratovich, quien fuera entrevistado por el canal de You Tube de Pesados Argentinos, pudo conocer al personal rumano y asegura que "tuvo confianza y trabó cierta amistad, muchas veces nos encontrábamos y charlábamos".
Una vez armadas ambas máquinas, se probó una de las dos unidades y el lugar elegido de la prueba fue la zona de Guatimozín, provincia de Córdoba, en los campos de un agricultor.
Al tiempo, la delegación enviada por UTB retornó a su país y el acuerdo contemplaba seguir trayendo más máquinas para afianzar la producción local, intentando sumar más componentes de manufactura argentina.
Esto se empezó a complicar allá por el año 1983, cuando el dólar empezó a cambiar su cotización y ya la importación no era tan sencilla como hasta aquel momento y las máquinas nacionales habían acusado recibo de que debían modernizarse y la respuesta de las marcas locales no se tardó en llegar.
Por ello, la producción se limitó al armado en CKD de los kits enviados desde Brasov a Arequito y lamentablemente el proyecto se truncó a fines de 1983.
Queda el recuerdo de un proyecto que no prosperó, pero que pudo ser una interesante alternativa a las propuestas del mercado local.
En un próximo artículo, se desarrollarán aspectos netamente técnicos de la cosechadora.

Agradecimiento especial a Tadeo Buratovich por la colaboración y nota. Link ->