martes, 7 de enero de 2014

Pauny fabricados en Argentina

TRACTORES RÍGIDOS
Pauny 180
Pauny 210
Pauny Evo 230
Pauny Evo 250A
Pauny Evo 280A
Pauny 230C
Pauny 250C
Pauny Evo P-Trac 160
Pauny Evo P-Trac 180
Pauny Bravo 710
Pauny Audaz 2200
Pauny Rino 4000

TRACTORES ARTICULADOS
Pauny Novo 500
Pauny Novo 540
Pauny Novo 580
Pauny Novo 710
Pauny Bravo 580
Pauny Bravo 710
Pauny Evo 500C
Pauny Evo 540C
Pauny Evo 580C
Pauny Evo 710C
Pauny Evo 500C
Pauny Evo 540C

VIAL
Pauny PC-80
Pauny P100 / P120
Pauny P180 / P300
Pauny MA160 / MA180 / MA 200

domingo, 5 de enero de 2014

CMZ Zanello

Tras la desaparición de Zanello en 2002, por un lado se erigió Pauny, la cual se hizo cargo de la factoría que siempre junto a todo el herramental. En 2002 después de cerrar en abrió en Villa María IVIMA que se asocio con Marchetto y luego con dos hermanos de San Luis, en villa mercedes: la fábrica era Cóndor puntano. Los tractores eran marca TracZa, la fabricacion de ellos en Villa Mercedes y las oficinas en Villa María pero a fines de 2004 se disuelve. Posteriormente se asocia con García y Pettiti en Rio Tercero pasándose a llamar ZGTrac siendo que a mediados de 2005 se traslada a La Francia a fines del mismo y Luis (Zanello) se va a trabajar a Oncativo y la empresa sigue poco tiempo más y a mediados o fines de 2006 se junta con Carlos y arma CMZ hasta 2010 en donde se separan y los hijo hacen CMZ SA y Carlos otra fábrica.
Mientras que CMZ S.A. en otro sector de la ciudad de Las Varillas, bajo el seguimiento de Luis Zanello, estableció una nueva Zanello. El Proyecto ZANELLO Diseño e Ingeniería, Producción y Comercialización de “Equipos Viales; Agrícolas; Forestales y Equipos Especiales”, de la firma CMZ S.A. está siendo llevado adelante mediante la gestión personalizada de Luis Zanello, con el apoyo de un equipo de profesionales que colaboran en la gestión de I&D, productiva, administrativa, de capacitación de los recursos humanos y de comercialización con vasta experiencia en el mercado local y regional. La nueva empresa se encuentra instalada en la Ciudad de Las Varillas, Departamento San Justo, Provincia de Córdoba, en el Centro este de la Provincia de Córdoba, punto estratégico sobre las rutas Provincial Nº 13 y RN 158, con acceso a Rosario, Córdoba, San Francisco, Villa Maria. Es importante destacar que Zanello, durante décadas, ha capacitado a un número considerable de operarios y técnicos con conocimientos, habilidades técnicas y prácticas del trabajo y ha contribuido a que, la ciudad de Las Varillas se encuentre preparada para satisfacer la demanda de recursos humanos que la industria metalmecánica demande, encontrándose instalada en la ciudad, una gran cantidad de pequeños y medianos talleres especializados en tornería, plegado de partes, chapa, fundición etc.
Un aspecto considerable sumamente importante a tener en cuenta como ventaja competitiva en la industria es el hecho de poseer la totalidad del personal de la empresa. CMZ S.A. es una empresa que reúne a la familia de Luis Zanello, con éste a la cabeza, en torno a un proyecto en pleno crecimiento, que se inició hace varios años y en base al trabajo constante y el esfuerzo diario se ha posicionado como la de mayor venta de Motoniveladoras a nivel nacional. Como ocurrió cuando los hermanos Luis y Carlos Zanello se instalaron en Las Varillas en 1948, Luis con su ropa de grafa se levanta temprano y está todo el día junto al resto de los operarios trabajando en los galpones de la fábrica.
En una breve charla con El Heraldo, mantiene su perfile bajo y no quiere salir en la foto, pero con un cúmulo de experiencias vividas muy interesantes y que vale la pena escuchar.
-¿Cuánto hace que vienen trabajando en nuestra ciudad? Pablo Zanello- Desde hace varios años, aunque llegamos a plena producción desde hace poco, este año se viene desarrollando muy bien y estamos trabajando realmente muy bien.

Una muy interesante entrevista sobre CMZ Zanello de 2011, abajo:

-¿Funcionan en qué lugar? Pablo Zanello- En calle Buenos Aires 582, aunque ya nos está quedando chico y esperamos poder trasladarnos y contar con nuestra propia planta.
-¿Cómo fue creciendo la empresa? Pablo Zanello- Hubo que comprar maquinaria, nos sigue haciendo falta, a fines del año pasado se compraron un torno de control numérico, un centro de mecanizado, que hacía años no teníamos la posibilidad de haberlos comprado porque es un proyecto que fue creciendo de a poco. Estamos proyectando nuevas inversiones en lo que es maquinaria, cuando se habla de inversiones es también gracias a la política del gobierno nacional por el financiamiento que hay para la PyMe, y a su vez queremos ver si a fin de año podemos, si se da lo del Parque Industrial en ese lugar, y si no en otro lado, hacer base con nuestra propia planta, que es el objetivo del rédito de este año. Hacer base en Las Varillas donde mi padre desde muy joven se instaló, fundó la empresa antigua, estuvo todos estos años acá trabajando, y sigue insistiendo con Las Varillas, donde además está toda la familia, es decir que continuamos aportando a la comunidad de nuestra ciudad.
-¿Está toda la familia Zanello trabajando en la empresa? Pablo Zanello- La familia de Luis Zanello, excepto un hermano mayor que está en España.
-¿Con su padre, Luis, que sigue trabajando? Pablo Zanello- Sí, con 72 años sigue al pie del cañón como siempre, porque es su pasión, su remedio, como toda personas de edad tiene achaques, pero el espíritu, la vitalidad, y las luces nos las perdió nunca.
-¿Zanello es una marca registrada y un apellido importante no sólo en Las Varillas sino también a nivel nacional? Pablo Zanello- El legado que él nos dejó es lo que nos permitió abrir muchas puertas y estar en la situación de posibilidad de ventas que estamos, porque es un producto reconocido en Argentina y en otros países.
-¿Cuál es la principal producción de la empresa? Pablo Zanello- El producto de mayor venta es la Motoniveladora en sus más de ocho versiones, y un compactador de residuos para saneamiento de basurales, estos son los productos de línea, también tenemos otra serie de productos que están en desarrollo.
-¿Cómo marchan las ventas? Pablo Zanello- Nos sentimos muy satisfechos porque estamos teniendo un año muy bueno, con muy buenas perspectivas, lo que nos ha permitido posicionarnos en este corto plazo lo que es de fabricación nacional el producto más vendido, estamos dentro de las empresas que más está entregando este tipo de productos, a través de licitaciones ganadas en diferentes Provincias, negocios propios que se van haciendo a través de financiamiento de terceros que consigue la empresa, además estamos armando una serie de negocios en nuevas provincias. Estamos reflejando el fruto en la venta que tiene el producto.
Oscar Fernández- Con poca experiencia pero muy sorprendido, pero la verdad es que se nos están haciendo muchas puertas en muchas provincias como Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Buenos Aires, San Juan. El sistema de comercialización en mayor medida se realiza a través del leasing que creo que es una herramienta muy potable y positiva para los intendentes que tienen falencias importantes en cuanto al parque automotor de sus Municipios, el leasing les permite adquirir nuestras Motoniveladoras y otras maquinarias que comercializamos como retroexcavadoras, camiones y con la facilidad de que tienen tres años para pagarlos.
-¿El caballito de batalla es la Motoniveladora? Pablo Zanello- Sí, totalmente, estamos hablando de que el año pasado hacíamos una máquina por mes, mientras que en la actualidad estamos fabricando cuatro máquinas por mes, es decir que hemos triplicado la producción.
-¿La gente se muestra interesada en sus productos, qué respuesta observan? Oscar Fernández- Sí, la verdad que me siento orgulloso porque Las Varillas es la cuna de la industria metal mecánica, vienen los intendentes y el maquinista, que se acerca y prueba nuestras máquinas con muy buena respuesta. Se bien entregando motoniveladoras a gran cantidad de Municipios, hace pocos días en la Municipalidad de Arroyito, antes a los Municipios de General Cabrera, Hernando, Arias, entre otros. Nos sentimos satisfechos y estamos ampliando mercados en otras provincias, ya que estamos incursionando en provincias como Chubut y Santa Cruz.
Pablo Zanello- Las ventas son directas, tenemos nuestra gente que manejan las zonas, con vehículos propios y a su vez hacemos la asistencia, hace dos semanas anexamos un nuevo vehículo a la flota de atención al cliente, porque estamos convencidos de que el servicio de pos venta es lo que más identifica a un producto.
-¿Cuántos empleados tienen? Pablo Zanello- Somos ya 20 personas, en un corto plazo incorporamos 6 operarios más, y hago la convocatoria a través de este medio para las personas especializadas, como torneros, soldadores, que estén interesados en el trabajo, que se lleguen a la empresa para acercar su curriculum porque nos está haciendo falta gente.
-¿Costó montar nuevamente una empresa? Pablo Zanello- Muchísimo trabajo y tiempo, pero no está muerto quien pelea, como todos hemos pasado muchas buenas y malas, pero gracias a Dios este año la suerte ha cambiado.
-¿Tienen previsto un evento muy especial en los próximos meses, de qué se trata? Pablo Zanello- Haciendo alusión a los años que tiene de industrial Luis, que lamentablemente creemos que no se lo ha tenido en cuenta como se merece, porque es una persona que ha sido un industrial de muchos años. Estimamos que en el mes de junio vamos a entregar el producto 60000 fabricado bajo su diseño, lo que es algo meritorio, por lo tanto por iniciativa de sus hijos, y gente de la empresa, vamos a hacer un mini evento donde se entregará en Las Varillas de sus manos la máquina 60000. Mi padre no es de mostrarse mucho, pero creo que se merece ese reconocimiento, por todo lo que hizo, y lo que sigue haciendo desde hace tantos años.
-El ejemplo que les deja Luis es muy importante para ustedes… Pablo Zanello- Sí, el legado, la enseñanza, en mi caso soy uno de los que más ha estado cerca suyo porque por mi profesión de Ingeniero he estado en la parte técnica, realmente el legado que me ha dejado de conocimiento técnico y de industria es algo muy valioso.

A principios de 2017, Zanello se asoció a YTO e invertirá $ 18 millones en una nueva fábrica de tractores: tras el acuerdo firmado con el gigante asiático, producirá en Córdoba una amplia línea de tractores de todos los rangos de potencia. Zanello anunció un acuerdo de asociación con la gigante china YTO Group Corporation para producir en Argentina tractores de baja, media y alta potencia. En el marco de ese convenio, la compañía realizará una inversión inicial de $ 18 millones para el emplazamiento de una nueva fábrica de tractores en Alicia (Córdoba).
"Estamos proyectando construir una nueva fábrica, con un presupuesto inicial de $ 18 millones para la estructura de la planta", detalló Pablo Zanello, titular de la empresa con base en Las Varillas (Córdoba), en diálogo con MaquiNAC.
Para el emprendimiento, Zanello suscribió un convenio con el municipio de Alicia (a 15 Km de Las Varillas) para la compra de un predio de 15000 m2 donde se ubicará el establecimiento fabril. YTO Group Corporation es un holding de origen asiático, fundado en 1955. Actualmente, está presente en más de 100 países, con una línea que incluye tractores, cosechadoras, equipos para la construcción, vehículos pesados, motores y agro partes, entre otros productos.
Los primeros tractores surgidos del acuerdo de CMZ Zanello con YTO se verán en AgroActiva 2017. "Mostraremos modelos de 90, 120 y 140 HP, que estamos ensamblando en Las Varillas", indica Zanello. La apuesta a futuro de Zanello y su aliado internacional es fabricar desde el tractor chico (50 HP) para economías regionales hasta versiones de 230 HP para agricultura, pasando por equipos medianos enfocados a la ganadería. Los productos se lanzarán primero con la marca Zanello (conservando el color naranja) y en una segunda etapa serán Zanello YTO.
"Queremos que el productor sepa que vamos a fabricar un tractor de primera línea, con componentes europeos, como la transmisión que YTO produce en su planta de Saint-Étienne, Francia" subraya Zanello.

DIRECCIÓN Y CONTACTO
Buenos Aires 582 (5940) - Las Varillas - Córdoba - Argentina Tel.: (03533) 421513 - Fax: (03533) 425843. info@zanellocmz.com.ar

http://www.diariodelasvarillas.com.ar/noticia/1523-0-con-el-trabajo-de-la-familia-de-luis-zanello-cmz-sa-crece-y-se-posiciona-primero-en-ventas-de-motoniveladoras.html

http://www.argenmaq.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=4:cmz-sa&Itemid=5

viernes, 3 de enero de 2014

Zanello fabricados en Argentina

LÍNEA NARANJA
Zanello 180
Zanello 210
Zanello 220
Zanello 240
Zanello 450
Zanello 460
Zanello 480
Zanello 650 
Zanello 850
Zanello Universal 10
Zanello UP-100
Zanello V-206
Zanello V-208
Zanello V-210
Zanello V-415
Zanello V-417 / C-417
Zanello C406 F
Zanello W-415 / W-220 
Zanello 4100
Zanello 4-200-f / 4-200-f-26-df  / 4-200-P
Zanello 4300

Steiger Puma 1000
Steiger EXP-035

LÍNEA BLANCA
Zanello Turbo 100 / Turbo 110

LÍNEA VERDE
Zanello 200
Zanello 220 M / 220 S
Zanello 230 CC / 230 DT
Zanello 250 CC / 250 DT
Zanello 460 C Turbo
Zanello 480 C
Zanello 500 C 
Zanello 540 C
Zanello 580 C
Zanello 700 C
Zanello 900 C

Zanello Z-Trac 1300 / Z-Trac 1500 / Z-Trac 1800
Zanello Pulver TRAC H 3000/M 3000
Zanello CTC 4x2


VIAL / INDUSTRIAL / COSECHADORA

Zanello PC-130
Zanello TT-NN 700
Zanello AF 201 / AF 301
Zanello cosechadora automotriz (Sin denominación)


Zanello 230 A / 230 C
Zanello 230 P
Zanello 250 A

Zanello 280 A / 280 P
Zanello 400
Zanello 413
Zanello 420

Zanello 2417 ??

Zanello 4400F
Zanello A-190 E
Zanello A-215 E
Zanello Oruga T crawler
Zanello Power Tronic
Zanello Transportrac

Otra empresa
Zanello Q-Trac 140 / Q-Trac 160 / Q-Trac 180

Zanello


Construcciones Metalúrgicas Zanello fue fundada en el año 1951 por el Sr. Pedro Zanello, padre de Luis y Carlos Zanello, posteriores dueños de la fábrica, en Las Varillas, Córdoba. Su objetivo, por aquel tiempo, fue la creación de un taller metalúrgico donde se fabricaban equipos carrozados para camiones. Se trataba de un taller de chapa donde se realizaban trabajos de soldadura y plegado. Se dedicó a la Producción de tractores, equipos de riego, autoelevadores, grupos electrógenos, grupos de fuerza, equipos forrajeros. En los sesenta, Construcciones Metalúrgicas Zanello se inició en la producción de máquinas viales autopropulsadas, siendo la primera firma nacional en incursionar en tal rama. Pasando a ser la principal actividad de la firma, Zanello fabricó compactadores neumáticos, palas cargadoras, compactadores de punta, compactadores vibrantes, terminadoras de hormigón, motoniveladoras y retropalas hidráulicas. Para esa época, la empresa ya se había convertido en una de las principales fuentes de empleo de Las Varillas. A principios de los setenta, la empresa ya era capitaneada por los hermanos Luis y Carlos Zanello, dupla empresaria que se mantendría por más de cuarenta años. En ese tiempo, Zanello produjo sus primeros tractores, orientados a la industria forestal. En ellos, los hermanos pusieron su inventiva, al desarrollar un tractor articulado, único en su tipo en Sudamérica y casi al mismo tiempo que en Estados Unidos. Más por necesidad económica –el negocio de los flejes de los rodados de transporte había decaído– que por otra cosa, y con pocas expectativas, Zanello reconfiguró su tractor articulado para las necesidades del agro –un desarrollo que fue previo a las primeras importaciones de tractores articulados–. Zanello había desarrollado una sustantiva innovación de producto que le daría el ticket de ingreso a una industria copada por el capital foráneo Pese al desconcierto de algún que otro hombre de campo al no poder creer cómo un tractor que se doblaba sobre sí mismo de tal modo no se terminaba rompiendo en dos, el tractor agrícola articulado de Zanello encontró su nicho en el mercado. El tractor ofrecido resultaba ser ágil y de gran potencia –superior a los 100 CV, por encima de los tractores que se utilizaban en el país por ese tiempo–, con tracción en las cuatro ruedas iguales, con ángulos de giro y transmisión de potencia por encima de su competencia (importada). Gracias al diferencial de potencia, la incorporación de hectáreas cultivadas por los productores iba en ascenso. Asimismo, los tractores Zanello incorporaban cabinas cerradas, haciéndole así más amena la tarea al productor o contratista. De este modo, a fines de los setenta Zanello comienza con el armado de series cortas, aún dentro de una lógica artesanal, incorporando distintos componentes nacionales e importados: motores de Deutz, cajas de transmisión de ZF de Brasil, transmisiones de tractores de menor potencia de Universal (Rumania). Mientras que el resto de las empresas racionalizaban funciones de producción y cerraban transitoriamente sus plantas, Zanello encara un marcado proceso de integración vertical, en el que incorporará: fundición, tratamiento térmico, cabina de pintura, áreas de mecanizado con máquinas controladas por computadoras, laboratorio de ensayos, y hasta un centro de investigación y desarrollo; entre 1978 y 1985, Zanello gastó en su ampliación física cerca de 40 millones de dólares. Tal apuesta al desarrollo productivo y creación de capacidades endógenas se percibía como un extraño fenómeno en esos tiempos aciagos, más para una empresa que no gozaba plenamente de los beneficios que tenían el resto de los “fabricantes” miembros del régimen sectorial. Sin contar con economías de escala o fuentes de financiamiento externo, Zanello competía introduciendo un producto de bajo precio relativo.

El dominio Marginada por años, recién en 1981 Zanello pasa a ser miembro del “Régimen de la Industria del Tractor” (Decreto Nº 105/81). Para ese año Zanello ya era la empresa líder del mercado interno, concentrando la cuarta parte de los tractores agrícolas (nacionales e importados) vendidos en el país; le seguían Deutz con 21%, Fiat y Deere cada una con 19% y Massey Ferguson con 16%.Con las devaluaciones del peso que estableció Lorenzo Sigaut después de ponerse al frente de la cartera de Economía con su famoso “el que apuesta al dólar, pierde”), se cerró una fase de fuerte atraso cambiario de la economía. Los rendimientos de los productores agrícolas se recuperaron y la demanda de tractores se desata. Los contratistas de servicios, un actor que se había fortalecido en el escenario rural, deseaban adquirir tractores de gran potencia, hecho que benefició particularmente a Zanello. Entre 1981 y 1984, mientras la demanda del mercado se cuadruplicaba (y la producción del sector alcanzaba el pico de la dé- cada), Zanello disfrutaba de sus tiempos dorados. Creciendo sostenidamente su market share entre esos años, para 1984 abastecía prácticamente la mitad del mercado de tractores agrícolas. En poco más de 3 décadas, Zanello se había transformado de una pequeña herrería a una fábrica con una superficie de 30000 metros cuadrados. Hacia 1985, Zanello comenzó a producir sus propios motores, transmisiones, bombas de inyección de combustible y bombas de agua. Más allá de que a mediados de la década perdió su posición de líder del mercado, aunque retuvo una participación en torno al 25%, Zanello seguía siendo reconocida por sus innovaciones tecnológicas, como así también por ser el emblema del tractor nacional. Por fuera de la rama de maquinaria agrícola, en los ochenta la firma varillense apostó en el sector del transporte, innovando el mercado con un bus con suspensión neumática y motor trasero, llegando a fabricar más de siete mil unidades. En relación al mercado internacional, además de la venta de unidades a países limítrofes, Zanello firmó a mediados de la década un acuerdo de producción y transferencia de tecnología de sus productos con la firma americana Steiger (actualmente Case), con el fin de exportar tractores hacia Estados Unidos y Canadá. Al ser uno de los pocos tractores articulados de potencia media y alta, Steiger demandó 600 unidades Zanello, siendo comercializados bajo el modelo PUMA. Este acuerdo comercial, sin embargo, no logró mantenerse a futuro, ya que Steiger cayó en desgracia. En este contexto de crisis, como una historia que se repite, las firmas trasnacionales volvieron a cerrar transitoriamente sus plantas y expulsar personal. Zanello, esta vez, no pudo escapar del alcance de la crisis del sector. A fines de los ochenta, la población de Las Varillas se preguntaba si su principal fuente de empleo vería un nuevo amanecer. Los primeros años de la década del noventa fueron beneficiosos para la actividad agrícola. Los productores agrícolas accedieron a financiamiento a tasas de interés accesibles (10-11%), no sólo de bancos públicos, sino también de privados. Las buenas cotizaciones de los productos primarios y la eliminación del sistema de retenciones a las exportaciones agropecuarias incrementaron los ingresos del campo de manera significativa.
Luego de la crisis de la hiperinflación, pacto de Olivos y demás cosas, junto con la crisis de la empresa que casi la lleva a la banca rota por el fracaso de los motores W, tanto sea en los tractores, como en los Buses, la empresa se debe reconvertir y para eso se concursa en 1990.
Sobre 1991 se homologa su re-estructuración, por parte de la justicia. A finales de ese año, se realiza el primer convenio y ya con la economía apertura da por Menem y Cavallo, con una fabrica de motores radicada en Brasil, que le interesaba ingresar al mercado Argentino: Cummins. Y otra Brasilera también se integra la MWM, dos proveedores de motores de diversas líneas a Zanello, para re lanzar sus productos.
Ésto se tradujo en un crecimiento de la demanda de tractores agrícolas: entre 1991 y 1994 las ventas internas aumentaron a una tasa promedio anual de 17% y la industria nacional reaccionó aumentando su producción, aunque a una tasa menor (13%); cubriendo este gap, se encontraba la escalada de los flujos de maquinarias del exterior.Zanello había sobrevivido a la crisis de fines de los ochenta; en la primera mitad de los noventa, el crecimiento de la inversión agrícola le permitió oxigenarse. Aún ante la nueva apertura de la economía argentina, Zanello se sentía segura ya que confiaba en su performance, calidad, tecnología y precios, atributos que, según la firma, se habían perpetuado a lo largo del desarrollo histórico de la firma. Con el telón de fondo del Mercosur, Zanello exhibe otra vez su vocación emprendedora al instalar una planta industrial en Brasil. A través de un joint-venture con la firma familiar Vitoy, la planta “Zanello do Brasil”, ubicada en la ciudad de Goiania (Estado de Goias), realizaría montaje de tractores, fabricaría componentes y ejercería operaciones de distribución sobre el territorio del país vecino. Según datos de la empresa, se llegaron a generar más de doscientos puestos de trabajo en forma directa y otra cifra similar en forma indirecta, llevando a fabricar fuera de Argentina un porcentaje importante de los tractores Zanello. Respecto al resto del Mercosur, gracias a las relaciones comerciales estrechadas en la década anterior, Zanello podía contar con redes de distribución en Paraguay y Bolivia (y Perú por fuera de la unión aduanera). Además de la usual fabricación de tractores, durante los noventa Zanello irrumpió en la fabricación de otras máquinas agrícolas: máquinas forrajeras, equipos de riego por aspersión de pivote central y de avance frontal (llegando a quedar como líderes del segmento, al regar más de 140 mil hectáreas), pulverizadoras autopropulsadas (sistema articulado, suspensión neumática, inyectores de productos fuera del tanque de agua y botalón de 27 metros), ensiladoras de granos (además comerciaba rastras desenconatradas y cinceles cultivadores, de Kverneland). Asimismo, se había dedicado a actividades ajenas a la producción de maquinaria agrícola, tales como la fabricación de grupos electrógenos y autoelevadores frontales, y hasta la entrega de proyectos rurales “llave en mano”. Ahora bien, los desarrollos anteriores no quitaron que Zanello innovara su producto tradicional; en las exposiciones de 1997, presentaba un tractor oruga y el Z-Trac (un tractor articulado de doble tracción sobre ruedas iguales, 400 CV y motor Constant Power).

APostAndo A Un PAís AL BordE dEL precipicio En 1996 Zanello facturó 126 millones de dólares, destinado una inversión de 20 millones de dólares entre ese año y el siguiente. Para 1997, la empresa se consideraba la primera en ventas del país, con un participación estimada del 29,93% del mercado, llegando al 80% en tractores con motores de 200, 240, 260 y 300 HP (La Nación, 1998). A principios de 1998, Zanello estaba inmersa en una serie de apuestas estratégicas con vista al desarrollo futuro de la compañía. Entre ellas, se esperaba desembarcar en Estados Unidos y Rusia, inaugurar la producción de trenes livianos de (supuesta) tecnología japonesa (soñando los hermanos con una segunda fundación del ferrocarril) y buses para aeropuertos, además de poner en marcha una fábrica en sociedad con la marca noruega Kverneland para producir equipos forrajeros y sembradoras. Lo que no cerraba para la firma de Las Varillas era la política comercial en que se había encuadrado al sector; en una entrevista de 1998 Luis Zanello marcaba sus inconsistencias: “La Argentina tiene serias dificultades para encarar el comercio exterior [refiriéndose al daño que la política argentina provocaba sobre la competitividad exportadora de la industria]… Tenemos irritantes distorsiones [ahora pasando al tema importaciones]… Es más barato traer un bien terminado al 5% de arancel en lugar de un componente que necesita un fabricante nacional para ponerse en igualdad de condiciones tecnológicas con sus competidores, que es castigado con un 22%. Para la industria del tractor, Brasil tiene un régimen especial como el que se ha otorgado a la industria automotriz: a los componentes no se les aplica ningún recargo arancelario, ni siquiera si son extra Mercosur. Brasil dispone de inmensos beneficios para que una empresa se instale, la Argentina no otorga ninguno. Y no tiene una financiación adecuada para exportar cuando cualquier país cuenta con bien definidas herramientas al respecto.” Así también, Zanello también se quejaba de la poca atención que recibían, de parte del gobierno menemista, los reclamos de las empresas nacionales en comparación a los de las multinacionales. Ante el peso muerto de la política económica de los noventa, desde Zanello se consideraba que su clave para continuar en el mercado era el tejido de alianzas tecnológicas, de producción y comercialización. En relación a la posibilidad de vender la empresa, Luis Zanello enuncia palabras que quedarían resonando: “[Tuvimos] algunos ofrecimientos por cifras significativas, pero ocurre que esta fábrica la llevamos en la sangre, es como un hijo más para nosotros… Me resisto a pensar que la única opción para las empresas nacionales sea venderlas… La empresa no está en venta, no por ahora…”

EL tIro dEL FInALCon la caída de los precios agrícolas en 1997 –ciclo que se revertiría recién en 2000/2001– los márgenes de rentabilidad de la agricultura se derrumban y numerosos productores rurales quedan soportando cuantiosos pasivos. A partir de ese año, la inversión en maquinaria agrícola cae hasta tocar piso en 2002, con una disminución total cercana al 60%. Además, los fondos disponibles para el sector agropecuario se desploman a partir de 1999, cuando las inconsistencias del sector financiero se agudizan. Esta crisis del agro provocó que entre 1996 y 2001 las ventas de tractores argentinos (en miles de $ constantes) cayera 96%, mientras que las importaciones 61%; o sea, con el estrujamiento del mercado interno las importaciones cobraron cada vez mayor participación en el consumo aparente de tractores: de un promedio de 14% para 1992-1996, se pasó a 46,8% en 2000 y 65,9% en 2001. Los Zanello temían que los países, como forma de escapar de la depresión económica internacional (crisis asiática y rusa), comenzaran a instaurar devaluaciones competitivas. A principios de 1999, tal recelo se hizo realidad: Brasil devaluaba el real. Se sellaba así el rezago competitivo de la industria argentina característico de los años “convertibles”. Con la salida de AGCO en ese mismo año, la nacional Zanello era la única empresa del sector que quedaba en pie. Sin embargo, frente a la alicaída demanda y un Brasil mucho más fuerte, a Zanello le restaba enfrentar un proceso de declinación tortuoso que llevaría a su situación financiera a un punto insostenible para 2001. De los 530 empleados que Zanello tenía en 1997 pasó a 380 en 2001. A mediados de 1999, ya el 90% de los obreros metalúrgicos se encontraba despedido, suspendido o con reducción de su jornada laboral, cobrando un magro salario que no alcanzaba a cubrir las necesidades mínimas del hogar. Las changas, las ollas populares, los cortes de calles, los planes sociales y las bolsas de comida (que la empresa recibía en canje por deudas) se habían vuelto característicos en Las Varillas; el cuadro crítico de la empresa tuvo su inmediato impacto en el comercio local, cerrándose locales con el consiguiente aumento de la desocupación, y en la recaudación tributaria del municipio. Frustrado el intento de vender la compañía a un grupo suizo-italiano, ya en convocatoria de acreedores, Zanello cierra sus puertas en julio de 2001 y, ante los varios pedidos, declara su quiebra en septiembre. Aquel “hijo” de los hermanos Zanello, que había sabido desarrollar innovaciones tecnológicas y obtener el éxito económico frente a la competencia en el pasado, terminó muriendo en sus manos. No obstante, al año siguiente la fábrica volvió a la vida, aunque esta vez ya no bajo la propiedad de la tradicional familia de Las Varillas. Agrupados en una cooperativa de trabajo creada en junio de 2001 y guiados por un antiguo dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica de Las Varillas (el fallecido Mario “Pucho” Gastaldi), los antiguos obreros tomaron control de la planta y la recuperaron para sí. A los pocos meses, se conformó Pauny SA, una sociedad anónima en cuyo capital confluían una cooperativa obrera (33% de participación), 4 ex-gerentes de Zanello (33%), un grupo de accionistas y concesionarios (33%) y el municipio de Las Varillas (1%). Con la autorización del juez de la quiebra, el 2 de enero de 2002 la planta volvió a abrir sus puertas. Contando con el apoyo financiero del Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Gobierno Nacional, Pauny SA (usufructuando la marca “Zanello”, aunque ya los hermanos nada tenían que ver)rápidamente se consolidó como la empresa argentina líder en producción de tractores, aunque con un nivel de ventas bastante inferior al que corresponde para las unidades importadas.

No hace mucho tiempo, ya sin la fábrica que levantaron, los planos de sus modelos de productos y el grueso de sus antiguos trabajadores, los hermanos Zanello volvieron al ruedo. Actualmente separados, a los hermanos Zanello y sus hijos les corresponden varias empresas: Zanello 500 (tractores agrícolas y forestales; de Carlos Zanello padre e hijo), CMZ (equipos viales e implementos agrícolas, de Luis Zanello) y Abati Titanium (de Raúl Abati, que se asoció con Darío Zanello, hijo de Luis, para producir los primeros tractores agrícolas de la provincia de Buenos Aires), entre otras formadas después de 2001 pero ya disueltas (Trac Za, ZG Trac, Zanello Vial, Zanello Forestal). Pese a todos estos emprendimientos creados tras la pérdida de la fábrica, al presente la participación de Zanello en el mercado es marginal. La familia que tenía para sí más de la mitad del mercado de los tractores agrícolas en los ochenta, hoy no dispone de un stand en las exposiciones reconocidas del campo argentino. Una de las útimas presentaciones al mercado es el Sistema Mecanizado de Riego por Pivote Central y el Sistema Integrado de Alta Producción de Forrajes. Zanello evolucionó hasta la fabricación de volcadores de gran capacidad y de máquinas viales autopropulsadas, convirtiéndose en una de la principales fuentes laborales del lugar. Tuvo su paso también en el rubro del transporte de pasajeros a fines de los 80's y parte de los 90's, que entre 1990 y 1991 tuvieron su fiebre entre esos años. Analizando la comercialización de los productos, dentro del mercado interno se encuentra una vasta red de concesionarios que distribuyen la producción en todo el país, más ampliamente en las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe. Quebró en el 2001, y fue recuperada por sus trabajadores con tal suceso que hoy es líder del mercado nacional Asimismo, actualmente Pauny (su sucesora) se está exportando a Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú, Estados Unidos y Europa.

Zanello, Construyendo su historia el trabajo documental titulado "Zanello, construyendo su historia ", acerca de la transformaciónde realidad empresaria en la firma de tractores de Las Varillas, realizado por tres egresados de la carrera de Diseño y Producción deImagen de la UNVM, fue seleccionado para ser proyectado en el 13ºFestival Latinoamericano de Vídeo en Rosario, que se realizaráentre el 8 al 17 de setiembre. El filme,a cargo de Enrique Martínez, Marcos Barrera y Paola Cortina se proyectaráel martes 12, en la sala del museo del diario La Capital desde las14, junto a otros trabajos dentro de la muestra especial de escuelas vinculadascon la educación y realización audiovisual. El audiovisualfue estrenado el 16 de agosto en el ciclo del Cine Club Sarmiento que desarrollanlos graduados mencionados.

Fuente: http://aesial.com.ar/images/client_gallery/raccanello_industrializar.pdf / Mario Raccanello

miércoles, 1 de enero de 2014

Vassalli + Don Roque + FEA fabricados en Argentina

VASSALLI + F.E.A.
Vassalli Mosquito
Vassalli Super P 17
Vassalli Super 218
Vassalli Super Arrocera P 13
Vassalli P 13
Vassalli Ideal P 16
Vassalli 2-16
Vassalli 3-16Ideal 3-16
Vassalli JMR
Vassalli 4-17
Vassalli V900
Vassalli 900 / 900 Lider
Vassalli 910M910 Lider
Vassalli  / 910 R.A.
Vassalli 960
Vassalli 1200 H / 1200 M
Vassalli 1300 E
Vassalli 1500 H / 1500 M

FEA Vassalli 1200
FEA Vassalli 1500 H / M
FEA Vassalli 1600 H / M
FEA Vassalli Impacto 3000
FEA Vassalli Terrum 15-03

Vassalli 1550e
Vassalli AX 7.500 / AX 7.500 Lider

DON ROQUE
Don Roque RV 100
Don Roque RV 125 Full
Don Roque RV 125 Electro / RV 125 Hidrotrac Arrocera
Don Roque RV 125 Mecanica
Don Roque RV 150
Don Roque RV 150 Electro / RV 150 Mecanica
Don Roque RV 150 Hidro
Don Roque RV 170 Electro

Vassalli / Don Roque

Vassalli Fabril S.A es una empresa de capitales 100% nacionales, con más de 60 años de experiencia en la fabricación de cosechadoras. Lleva producidas más de 35 mil unidades. Con sus tres plantas fabriles ubicadas en Firmat, Santa Fe, que ocupan 99000 m2 y emplean a más de 600 personas, tiene una capacidad de producción de 600 unidades al año.

Don Roque Vassalli había fundado la empresa en 1949, siguiendo los pasos de su padre. Este se había iniciado motorizando las viejas corta y trilla arrastradas por caballos. En el 54', Vassalli recibió un radiograma del Ministerio de Agricultura que le solicitaba 250 equipos anuales. ¡Pero su capacidad de producción apenas llegaba a 35! Por orden del gobierno, el Banco Industrial de Rosario le otorgó un crédito para ampliar la escala de producción. Tras un cambio societario, la empresa quedó constituida como Roque Vassalli S.A.

Experiencia brasilera: En 1955, Vassalli realizó sus primeras exportaciones a Brasil y Uruguay. Aquellas ventas fueron una primera experiencia de lo que más adelante sería el proceso de internacionalización de la empresa. En 1965, Roque fundó Vassalli S.A. Máquinas Agrícolas en Brasil, donde prácticamente no existía una industria de cosechadoras. Era la oportunidad de 3 Mariana Rossi Vassalli - Vassalli Fabril S.A. explotar un mercado casi virgen. En aquella planta, se empezó ensamblando las máquinas que llegaban en partes desde Firmat. Luego, empezó la fabricación. La filial brasileña fue importante para superar las dificultades económicas de la década del 70'. Aquella fábrica llegó a tener 600 operarios. Aunque, en los años que siguieron, el gobierno brasileño puso en marcha una política de apoyo a las multinacionales. Como era difícil competir contra esos gigantes, mi abuelo vendió la planta de Brasil y volvió a concentrar las fuerzas en la producción argentina de Firmat.

Su crecimiento fue constante, logrando en los 60 el liderazgo en la industria nacional. "Nosotros no necesitamos de nadie para levantar nuestro trigo", fue uno de los lemas de toda su vida. Su obsesión era "la máquina para el colono": pensaba que cada productor debía tener su propia cosechadora. Su primer gran éxito fue el modelo 316. Sencilla, económica y aguantadora, dominó el mercado durante años. En el momento del máximo auge sufrió un durísimo golpe: la muerte de su yerno José María Rossi, casado con su única hija, Dolly. De ese matrimonio habían nacido Mauro y Mariana Rossi Vassalli.
Rossi se había convertido en la mano derecha de Don Roque, y ya manejaba los hilos de la empresa. Don Roque homenajeó a Rossi poniendo sus iniciales en la nueva cosechadora: nacía la "JMR", una evolución de la 316. Dolly se fue de Firmat y se casó nuevamente, con Jorge Vismara. Tuvo un nuevo hijo: Martín Vismara Vassalli. Pero la desgracia golpearía nuevamente a la familia. En un accidente náutico, se ahogan frente a Colonia Dolly y el pequeño Mauro. Mariana queda huérfana y se hacen cargo de ella sus abuelos don Roque y Españita. Martín se queda con su padre en Buenos Aires. Desde entonces los caminos de ambos fueron divergentes. Don Roque no se llevaba bien con su segundo yerno, aunque Martín siempre visitaba a sus abuelos.
Los negocios siguen bien hasta la apertura de Martínez de Hoz, cuando ingresan cosechadoras de nueva tecnología. El sacudón es grande, pero la buena demanda de maquinaria agrícola les permite sobrevivir.

Pero a fines de los 80's viene la debacle: el campo se queda sin excedente financiero, expoliado por los derechos de exportación en un marco de bajos precios internacionales. En 1988 la fábrica, cubierta de máquinas en stock, termina con una olla popular. Allí aparece el grupo Koner Salgado, que le compra la empresa asociado con Zanello. Don Roque no tenía otra salida, agobiado por las deudas. Pero se queda con un hijuelo: Vassalli Fabril, que hacía los maiceros y repuestos para Roque Vassalli SA.
En manos de Salgado, la empresa toma vuelo enseguida. La expectativa despertada por el nuevo gobierno de Carlos Menem es enorme.
En agosto del 89' se bate un récord de ventas, con 200 unidades en un mes. Nueve meses después, en mayo de 1990, se llegan a entregar 5 máquinas por día, en este caso del nuevo modelo "1200", un tremendo salto tecnológico. Pero los problemas del grupo Koner Salgado complican a la empresa, que colapsa en 1992. Fracasan un par de intentos por reactivarla. Mientras tanto, Vassalli, con casi 80 años a cuestas, se decide a iniciar la fabricación de cosechadoras en Vassalli Fabril.
Así nace la "Don Roque", que rápidamente pasa a liderar la fabricación nacional. En 1998, fallece Don Roque y Mariana se hace cargo de la empresa. Hoy Vassalli Fabril, a pesar de los altibajos, está produciendo una máquina por día. Pero el mercado da para mucho más. Mariana y Martín van tras ese filón. Como dijo Martín en su emocionado discurso, los ha movido "el llamado de la sangre".
El mercado de cosechadoras está muy activo. El ing. Umberto Zan, gerente de ingeniería de Vassalli Fabril, remarca que han perdido muchas operaciones por falta de entrega. Aún cuando están produciendo una máquina por día, sólo participan con el 20% de un mercado que apunta a las 1000 cosechadoras.

Ubicación Las tres plantas industriales de Vassalli Fabril S.A. se encuentran en la ciudad de Firmat, al sur de la provincia de Santa Fe, en la región con mayor densidad de radicación de empresas nacionales dedicadas a la fabricación de maquinaria agrícola. Esta localización integra a la empresa a un centro industrial, comercial y financiero asentado en el corazón mismo de la región productiva agrícola ganadera mas importante del país. Lleva más de 35000 cosechadoras producidas y se desempeña en el exigente mercado de las cosechadoras de granos, compitiendo con los grandes players internacionales que radicaron en Brasil sus centros de producción a nivel regional. Actualmente Vassalli Fabril gestiona dos marcas ("Don Roque" y "Vassalli"), con las que cubre -con un portafolio de productos integrado por varios modelos- los diferentes renglones de categorización por capacidad de trilla del mercado de cosechadoras, destacándose por la gran versatilidad y la permanente actualización de las prestaciones de cada uno de ellos.

La gran diversidad productiva y geográfica del país incidió históricamente en las características de la demanda de maquinaria agrícola y dio lugar al desarrollo de productos adaptables a todos los suelos y cultivos. Nuestra empresa ha capitalizado una experiencia de más de seis décadas para impulsar el potencial de trabajo que moviliza a los productores rurales y ampliar nuestra participación en el mercado interno, sentando las bases para que la exportación de unidades sea parte activa de nuestros proyectos actuales. Actualización tecnológica, adecuada integración del proceso productivo, experimentado know how en el management y la ingeniería de planta, inversiones genuinas para aumentar el capital de trabajo, investigación y desarrollo orientadas a los requerimientos reales del sector y una estructura comercial dinámica y flexible, son indispensables para operar en un renglón como el de las cosechadoras, en el que la puesta en el mercado de cada modelo está precedida de meticulosos ensayos previos y pruebas a campo que no dejan lugar a improvisaciones. Sobre estas bases sólidas se asienta nuestra dinámica de crecimiento. Es decir, razones tecnológicas y operativas ya probadas, lo que constituye -junto a la confianza de los hombres de campo- un activo que nos anima a aumentar la producción, reforzando nuestro compromiso con la región y con el país.

Desde la ampliación de una de nuestras plantas hasta la incorporación de tecnología de última generación en las distintas etapas del proceso de producción, pasando por la capacitación del personal, concesionarios y usuarios, todo apunta a ubicarse a la altura de las mayores exigencias. Las tres plantas industriales de Vassalli Fabril S.A. ocupan 99000 m2, de los cuales 46000 m2 son cubiertos, en los que se encuentran oficinas de administración y finanzas, ingeniería de manufactura, investigación y desarrollo, centro de atención de repuestos, laboratorios de control de calidad y los sectores de producción tales como mecanizado, corte y estampado, soldadura, pintura, montaje, cabina de pintura y secado, y puesta a punto y control final, como así también los depósitos de insumos.

Comercio con Venezuela y crisis En agosto de 2013, Nación prometió ayuda a Vassalli con Venezuela. Tomada recorrió la fábrica santafesina e intercederá para destrabar gestión con la exportación de cosechadoras al país caribeño. El ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, visitó la planta de Vassalli y prometió su colaboración para que siga exportando sus cosechadoras a Venezuela. Tras reunirse con parte del directorio de la empresa, el ministro informó que "me plantearon una inquietud sobre la exportación de máquinas a Venezuela, por supuesto que vamos a hacer todo lo que sea necesario para que esto se destrabe", según publicó Puntobiz.com. El inconveniente radicaría en la demora del país caribeño en firmar un nuevo convenio que permita continuar exportando, tal como viene sucediendo desde hace unos años.
El funcionario transmitió el compromiso de ayuda gubernamental a Mariana Rossi Vassalli y demás integrantes del directorio, y reconoció que "es una costumbre ir conociendo a todas estas empresas que son ejemplo en su comunidad y también en la producción metalmecánica argentina".
Al respecto, Vassalli Fabril tiene 3 plantas y genera unos 700 puestos de trabajo directos.
Tomada remarcó que se mantendrá el envío de cosechadoras a Venezuela, y sobre una posible caída en las exportaciones afirmó que "no me da esa impresión, creo que tiene que ver con las particularidades del mercado que ha elegido esta empresa, pero la industria metalmecánica es precisamente uno de los ejemplos de la defensa de la producción y del trabajo de los argentinos", detalló.

Plan para salir adelante la empresa elaboró una solución comercial/financiera junto a sus concesionarios. Lo presentó al Banco Nación, con el que mantiene una deuda. Los alcances de la iniciativa. La línea de crédito con tasas subsidiadas, a través del Banco Nación, busca incentivar al productor agropecuario para que realice la compra con 5 puntos de diferencia respecto a créditos similares que ofrece la misma entidad para este tipo de operaciones. Vassalli trabaja aceleradamente para armar un plan que le permita sortear las dificultades actuales. La firma santafesina prepara el programa junto a su red de concesionarios, que harían un aporte económico, según publicó La Nación.
Como se sabe, en 2014, hizo un acuerdo con Venezuela para venderle 245 máquinas. Pero el Estado venezolano sólo compró 50 unidades, en tanto que Vassalli se quedó con 70 cosechadoras que ya había fabricado para cumplir con el convenio.
La idea que maneja la empresa, según indicó La Nación, es vender los equipos a precios reducidos, con tasas bajas y apoyo bancario y un plazo de financiación de hasta 5 años.
El plan que prepara Vassalli fue solicitado por el Banco Nación después de que los directivos de la empresa le explicaran a la entidad que necesitan tiempo para refinanciar su deuda y capital de trabajo para pagar insumos. De acuerdo con datos del Banco Central, la firma debe le debe $ 192 millones al Banco Nación. También mantiene deudas, de menores montos, con otros bancos.

Cambio de manos en julio de 2016, tres distribuidores de Córdoba y dos de Buenos Aires ya acordaron hacerse cargo. Sólo falta cerrar la refinanciación de la deuda con el Nación, que podría realizarse en semanas.
En los primeros días de julio, podría quedar definido el salvataje de Vassalli, la emblemática fábrica de cosechadoras ubicada en Firmat, Santa Fe. Cinco concesionarios de la marca –de los cuales tres son de Córdoba– serán sus nuevos propietarios. Sólo falta que se oficialice el acuerdo de refinanciación de la deuda que la empresa tiene con el Banco Nación, trámite que se podría cumplimentar el martes 5 de julio.
Los distribuidores Nicola Hermanos, de Berrotarán; Girolami, de Isla Verde, y Aníbal Barbero, de Río Cuarto, integran esta alianza estratégica junto con sus pares bonaerenses Mandrile y Aguirre, de Arrecifes, y Agrícola Noroeste, de Colón. Los socios ya acordaron hacerse cargo del 75 por ciento de las acciones de Vassalli, que estaba en manos de Mariana Rossi Vassalli, un paso fundamental para la renegociación con el Banco Nación. El 25 por ciento restante está en manos de Martín Vismara Vassalli, también descendiente del fundador de la empresa.
"El 5 de julio volveremos a reunirnos con las autoridades del Nación para cerrar el acuerdo. Sólo falta acordar la tasa de interés, en la que hay una mínima diferencia", adelantó a La Voz Hugo Nicola, de la concesionaria Nicola Hermanos, de Berrotarán.
Pasivo a renegociar los términos acordados de la refinanciación, por una deuda que ronda los 198 millones de pesos, incluyen un período de pago a 10 años, con 18 meses de gracia. La diferencia por el valor de la tasa de interés, entre lo que ofrecen los futuros dueños y lo que pretende la entidad financiera, es menor a dos puntos.

Diversificación productiva Vassalli Fabril S.A, presentó oficialmente sus nuevos modelos de tractores con tecnología Landini – McCormick, que comercializará en el mercado nacional. Lo hizo en el marco de la mega muestra del campo argentino "Agroactiva 2017", en Armstrong, provincia de Santa Fe. Desde la empresa, aseguraron que este logro, es producto de un acuerdo con las firmas Landini – McCormick, con lo cual se va a testear su impacto a lo largo del 2017. De ser buenas las proyecciones a futuro, Landini – McCormick se instalarían en Argentina de la mano de Vassalli Fabril, ya en el 2018.
El presidente del directorio que conduce los destinos de la fábrica radicada en Firmat, Nestor Girolami, calificó de "histórico" el hecho y reconoció que estos productos, vienen siendo desarrollados desde 1994, con innovaciones renovadas que se caracterizan por el confort, ergonomía, eficiencia, durabilidad y alto desempeño. "Un tractor que muestra agilidad y capacidad de maniobra en espacios reducidos", remarcó. El empresario, anticipó que Vassalli va a comercializar a lo largo del año los modelos 6D.120 – 6D.130 – 6G.150 – 6G.190 - 7X.220

http://www.helsinki.fi/iehc2006/papers2/Rougier.pdf