miércoles, 1 de enero de 2014

Vassalli / Don Roque

Vassalli Fabril S.A es una empresa de capitales 100% nacionales, con más de 60 años de experiencia en la fabricación de cosechadoras. Lleva producidas más de 35 mil unidades. Con sus tres plantas fabriles ubicadas en Firmat, Santa Fe, que ocupan 99000 m2 y emplean a más de 600 personas, tiene una capacidad de producción de 600 unidades al año.

Don Roque Vassalli había fundado la empresa en 1949, siguiendo los pasos de su padre. Este se había iniciado motorizando las viejas corta y trilla arrastradas por caballos. En el 54', Vassalli recibió un radiograma del Ministerio de Agricultura que le solicitaba 250 equipos anuales. ¡Pero su capacidad de producción apenas llegaba a 35! Por orden del gobierno, el Banco Industrial de Rosario le otorgó un crédito para ampliar la escala de producción. Tras un cambio societario, la empresa quedó constituida como Roque Vassalli S.A.

Experiencia brasilera: En 1955, Vassalli realizó sus primeras exportaciones a Brasil y Uruguay. Aquellas ventas fueron una primera experiencia de lo que más adelante sería el proceso de internacionalización de la empresa. En 1965, Roque fundó Vassalli S.A. Máquinas Agrícolas en Brasil, donde prácticamente no existía una industria de cosechadoras. Era la oportunidad de 3 Mariana Rossi Vassalli - Vassalli Fabril S.A. explotar un mercado casi virgen. En aquella planta, se empezó ensamblando las máquinas que llegaban en partes desde Firmat. Luego, empezó la fabricación. La filial brasileña fue importante para superar las dificultades económicas de la década del 70'. Aquella fábrica llegó a tener 600 operarios. Aunque, en los años que siguieron, el gobierno brasileño puso en marcha una política de apoyo a las multinacionales. Como era difícil competir contra esos gigantes, mi abuelo vendió la planta de Brasil y volvió a concentrar las fuerzas en la producción argentina de Firmat.

Su crecimiento fue constante, logrando en los 60 el liderazgo en la industria nacional. "Nosotros no necesitamos de nadie para levantar nuestro trigo", fue uno de los lemas de toda su vida. Su obsesión era "la máquina para el colono": pensaba que cada productor debía tener su propia cosechadora. Su primer gran éxito fue el modelo 316. Sencilla, económica y aguantadora, dominó el mercado durante años. En el momento del máximo auge sufrió un durísimo golpe: la muerte de su yerno José María Rossi, casado con su única hija, Dolly. De ese matrimonio habían nacido Mauro y Mariana Rossi Vassalli.
Rossi se había convertido en la mano derecha de Don Roque, y ya manejaba los hilos de la empresa. Don Roque homenajeó a Rossi poniendo sus iniciales en la nueva cosechadora: nacía la "JMR", una evolución de la 316. Dolly se fue de Firmat y se casó nuevamente, con Jorge Vismara. Tuvo un nuevo hijo: Martín Vismara Vassalli. Pero la desgracia golpearía nuevamente a la familia. En un accidente náutico, se ahogan frente a Colonia Dolly y el pequeño Mauro. Mariana queda huérfana y se hacen cargo de ella sus abuelos don Roque y Españita. Martín se queda con su padre en Buenos Aires. Desde entonces los caminos de ambos fueron divergentes. Don Roque no se llevaba bien con su segundo yerno, aunque Martín siempre visitaba a sus abuelos.
Los negocios siguen bien hasta la apertura de Martínez de Hoz, cuando ingresan cosechadoras de nueva tecnología. El sacudón es grande, pero la buena demanda de maquinaria agrícola les permite sobrevivir.

Pero a fines de los 80's viene la debacle: el campo se queda sin excedente financiero, expoliado por los derechos de exportación en un marco de bajos precios internacionales. En 1988 la fábrica, cubierta de máquinas en stock, termina con una olla popular. Allí aparece el grupo Koner Salgado, que le compra la empresa asociado con Zanello. Don Roque no tenía otra salida, agobiado por las deudas. Pero se queda con un hijuelo: Vassalli Fabril, que hacía los maiceros y repuestos para Roque Vassalli SA.
En manos de Salgado, la empresa toma vuelo enseguida. La expectativa despertada por el nuevo gobierno de Carlos Menem es enorme.
En agosto del 89' se bate un récord de ventas, con 200 unidades en un mes. Nueve meses después, en mayo de 1990, se llegan a entregar 5 máquinas por día, en este caso del nuevo modelo "1200", un tremendo salto tecnológico. Pero los problemas del grupo Koner Salgado complican a la empresa, que colapsa en 1992. Fracasan un par de intentos por reactivarla. Mientras tanto, Vassalli, con casi 80 años a cuestas, se decide a iniciar la fabricación de cosechadoras en Vassalli Fabril.
Así nace la "Don Roque", que rápidamente pasa a liderar la fabricación nacional. En 1998, fallece Don Roque y Mariana se hace cargo de la empresa. Hoy Vassalli Fabril, a pesar de los altibajos, está produciendo una máquina por día. Pero el mercado da para mucho más. Mariana y Martín van tras ese filón. Como dijo Martín en su emocionado discurso, los ha movido "el llamado de la sangre".
El mercado de cosechadoras está muy activo. El ing. Umberto Zan, gerente de ingeniería de Vassalli Fabril, remarca que han perdido muchas operaciones por falta de entrega. Aún cuando están produciendo una máquina por día, sólo participan con el 20% de un mercado que apunta a las 1000 cosechadoras.

Ubicación Las tres plantas industriales de Vassalli Fabril S.A. se encuentran en la ciudad de Firmat, al sur de la provincia de Santa Fe, en la región con mayor densidad de radicación de empresas nacionales dedicadas a la fabricación de maquinaria agrícola. Esta localización integra a la empresa a un centro industrial, comercial y financiero asentado en el corazón mismo de la región productiva agrícola ganadera mas importante del país. Lleva más de 35000 cosechadoras producidas y se desempeña en el exigente mercado de las cosechadoras de granos, compitiendo con los grandes players internacionales que radicaron en Brasil sus centros de producción a nivel regional. Actualmente Vassalli Fabril gestiona dos marcas ("Don Roque" y "Vassalli"), con las que cubre -con un portafolio de productos integrado por varios modelos- los diferentes renglones de categorización por capacidad de trilla del mercado de cosechadoras, destacándose por la gran versatilidad y la permanente actualización de las prestaciones de cada uno de ellos.

La gran diversidad productiva y geográfica del país incidió históricamente en las características de la demanda de maquinaria agrícola y dio lugar al desarrollo de productos adaptables a todos los suelos y cultivos. Nuestra empresa ha capitalizado una experiencia de más de seis décadas para impulsar el potencial de trabajo que moviliza a los productores rurales y ampliar nuestra participación en el mercado interno, sentando las bases para que la exportación de unidades sea parte activa de nuestros proyectos actuales. Actualización tecnológica, adecuada integración del proceso productivo, experimentado know how en el management y la ingeniería de planta, inversiones genuinas para aumentar el capital de trabajo, investigación y desarrollo orientadas a los requerimientos reales del sector y una estructura comercial dinámica y flexible, son indispensables para operar en un renglón como el de las cosechadoras, en el que la puesta en el mercado de cada modelo está precedida de meticulosos ensayos previos y pruebas a campo que no dejan lugar a improvisaciones. Sobre estas bases sólidas se asienta nuestra dinámica de crecimiento. Es decir, razones tecnológicas y operativas ya probadas, lo que constituye -junto a la confianza de los hombres de campo- un activo que nos anima a aumentar la producción, reforzando nuestro compromiso con la región y con el país.

Desde la ampliación de una de nuestras plantas hasta la incorporación de tecnología de última generación en las distintas etapas del proceso de producción, pasando por la capacitación del personal, concesionarios y usuarios, todo apunta a ubicarse a la altura de las mayores exigencias. Las tres plantas industriales de Vassalli Fabril S.A. ocupan 99000 m2, de los cuales 46000 m2 son cubiertos, en los que se encuentran oficinas de Administración y Finanzas, Ingeniería de Manufactura, Investigación y Desarrollo, Centro de Atención de Repuestos, Laboratorios de Control de Calidad y los sectores de producción tales como Mecanizado, Corte y Estampado, Soldadura, Pintura, Montaje, Cabina de pintura y secado, y Puesta a Punto y Control Final, como así también los Depósitos de insumos.

Incursión automotriz A fines de la década del ´80, aprovechando el know how en dicha producción, la empresa amplió su campo de acción incluyendo a su línea productiva la actividad automotriz mediante la presentación de tres prototipos destinados a usos específicos: Un camión liviano de 4,5 toneladas de carga, un minibús para 18 pasajeros y un vehículo utilitario tipo Jeep para uso civil y militar.
***El camión Vassalli denominado Turbo 45, estaba equipado con un motor Deutz Diesel refrigerado a aire de 115 CV de potencia y un par máximo de 35,5 Mkg. La carrocería de tipo frontal, estaba construida integralmente en PRFV, contaba con capacidad para tres pasajeros y estaba montada sobre un chasis de largueros, que permitía distintas configuraciones según el uso al que fuera destinado. Sobre la base de este modelo se desarrolló otro prototipo denominado 135 que tenía una capacidad de carga de 9 toneladas.
***El Minibús Vassalli estaba desarrollado sobre la misma base del camión Turbo 45 con quien compartía algunos aspectos del diseño como el frontal. Podía equiparse con el motor Perkins Diesel GPF/305 de 87 CV o bien con el Deutz F4L-913, una alternativa más económica y de menor cilindrada. Contaba con capacidad para 18 pasajeros y el conductor y podía adaptarse a diferentes configuraciones y niveles de equipamiento.
***El utilitario Vassalli con tracción integral venía equipado con el motor Deutz F5L-913 Diesel de 108 CV refrigerado a aire. Se trataba de una unidad multipropósito destinada a prestar servicios en terrenos irregulares de difícil acceso y circulación con acentuadas pendientes. Su flexibilidad de configuración y equipamiento le permitía un uso apropiado tanto en el ámbito civil como militar. Estaba equipado con caja de cambios F.A.E. de cinco velocidades, caja de transferencia y embrague monodisco seco. Podía superar una pendiente del 60 por 100 con un peso propio de 2.300 Kg. Alcanzaba una autonomía de 700 kilómetros y podía desarrollar una velocidad máxima de 120 Km/h.

http://www.helsinki.fi/iehc2006/papers2/Rougier.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONSIDERACIONES AL COMENTAR.

No comentar POR DUPLICADO, TRIPLICADO, ETC... los comentarios se moderarán, se leerán y publicarán. NO perder la paciencia.

NO comentar con mayúsculas, se borrarán los comentarios. Mantengamos el orden y la cordura.

NO SE ADMITEN AVISOS DE COMPRA-VENTA, ESTA PÁGINA NO PERSIGUE ESE FIN Y NINGUNA MÁQUINA PUBLICADA ESTÁ A LA VENTA YA QUE SON SIMPLEMENTE FICHAS TÉCNICAS.