domingo, 3 de agosto de 2014

SIAM

A los 18 años, Torcuato Di Tella, preguntó a su amigo mecánico, Guido Allegrucci: “¿Puede usted fabricar una máquina amasadora de pan superior a las importadas?” La formulación no era inocente. Corría 1910 y la idea del joven era aprovechar las perspectivas abiertas por una ordenanza municipal que prohibía el amasado a mano.
El cumplimiento de la misma significaba que las panaderías de Buenos Aires necesitarían 700 máquinas. La respuesta de su compañero fue afirmativa y juntos formaron una sociedad que, en 1910 y en plena etapa del modelo agroexportador argentino, patentó la primera máquina de amasar pan bautizada SIAM (Sección Industrial Amasadoras Mecánicas). El producto fue un éxito.
En 1926, Torcuato Di Tella pasó a ser propietario único de la compañía, que se convirtió en Sociedad de Responsabilidad Limitada en 1928, cambiando su nombre a Sociedad Industrial Americana Maquinarias Di Tella Limitada o, como abreviatura, SIAM Di Tella
El éxito de la empresa alentó a sus dueños a expandir la actividad hacia otras áreas productivas. De esta manera fabrican más tarde las exitosas heladeras eléctricas Siam. En los años cincuenta mediante un acuerdo con la firma italiana “Lambretta” comienza la fabricación en Argentina de sus motonetas, conocidas aquí como “Siambretta”.
SIAM Di Tella fue la primera en producir ciertos artículos para la industria y el comercio, tales como diversos tipos de bombas (inclusive bombas para la extracción de petróleo), motores y artefactos domésticos como heladeras y ventiladores.
Luego comienzan a fabricar autos con tecnología inglesa, lo cual era muy arriesgado porque debían competir con gigantes como General Motors o Ford. Los autos son bien recibidos por el mercado. Pero cuando llegó el momento de afrontar el cambio de modelo, para lo cual se necesitaba capital, Siam tuvo dificultades porque ya tenía algunas fábricas trabajando a bajo ritmo. Decidió endeudarse con el Estado en dos formas, por créditos pedidos al Banco Nacional de Desarrollo y dejando de pagar impuestos.
Como no recuperó capacidad de pago, en los años 70, los dueños de la empresa comienzan a darle al Banco Nacional de Desarrollo acciones de la empresa a cambio del pago de los créditos.

Pero la sección de maquinaria pesada, a principios de 1969 firma acuerdos con WABCO (Westinghouse
Air Brake Company) para la producción de motoniveladoras y con International Harvester para los cargadores frontales, cuyas tratativas se venían llevándose desde enero de 1968, donde SIAM anuncia la producción de tres modelos de 115, 125 y 160 HP (imagen de la derecha).
Con la primera nombrada, el vínculo se extendió hasta aproximadamente 1984.
Según la revista Carreteras de enero - marzo de 1968: "SIAM di Tella Ltda. acaba de anunciar que se iniciará en breve, la producción de una línea de motoniveladoras de distinta potencia (115, 125 y 160 HP) bajo la licencia de la empresa norteamericana Westinghouse Air Brake Co fabricantes de los afamados equipos que sucesivamente se llamaron Adams, Le Torneau Westinghouse y WABCO.
El anuncio de esta nueva producción nacional fue formulado por el Ing. Juan Carlos Franck, director general de la división Electromecánica de SIAM di Tella, quien dio a conocer algunas de las características técnicas de las motoniveladoras que se fabricarán, así como algunos de los resultados de los estudios de mercado realizados al considerar la producción de estas máquinas. 
Entre los datos suministrados se destaca el hecho que se estima que en el país existen 3300 motoniveladoras de distinto tipo y que la Argentina podrá estar en condiciones de exportar esta nueva producción a distintos países del continente, pertenecientes a la ALALC.
A pesar de que según los estudios practicados, el mercado podría absorber de 400 a 500 unidades por año, esta firma resolvió ajustar su producción para solamente 200 a 250 unidades anuales, con el fin de evitar alguna eventual capacidad ociosa si la demanda disminuyera o si se estableciera una industria competitiva local.
Para la fabricación inicial se prevé una proporción del 50% de material de procedencia nacional, calculándose que posiblemente esta proporción irá en aumento, según un sistema que ha de quedar establecido en un régimen especial cuya aparición se producirá a la brevedad. Las primeras unidades se entregarán entre octubre y noviembre de este año y luego se proseguirá a un ritmo mayor para alcanzar el tope de producción previsto".

Y en un par de años, el Estado se convierte en el dueño de Siam Di Tella. Pasa toda la crisis del 81-82 y llega el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, que decide venderla. La va vendiendo por partes a distintos grupos empresarios a partir de 1986.
Esta opción no da resultado porque la crisis económica se acentúa y porque se potenció con el régimen de convertibilidad de los 90, que afecta a toda la industria nacional.
En esas condiciones, una empresa tan golpeada no podía competir, por lo cual se van cerrando prácticamente todas las plantas de Siam. La gran planta de maquinaria pesada para equipo eléctrico cerró; otras plantas también fueron cerradas y loteadas.
En la década de los 60 llegó a ser la industria metalmecánica más grande de América Latina con casi 15 mil empleados. La historia de SIAM y su fundador, Torcuato Di Tella es una parábola del esplendor y el ocaso de la industria argentina.

La ex Planta Industrial de SIAM Electromecánica, fue comprada por la empresa SADE, siendo la sección SADE-ELECTROMECANICA (Ex SIAM- ELECTROMECANICA). En dicha Planta, perteneciente al Grupo SADE-PEREZ COMPANC, se desempeñaban más de 1200 empleados y se fabricaban:
• Equipamientos Nucleares (Tales como Motores y Generadores de gran Potencia, para Centrales Atómicas de Generación de Energía).
• Maquinarias Viales. (Tal como Motoniveladoras)
• Equipos de Bombeo de Petróleo.
• Motores y Generadores Eléctricos para uso ferroviario y grandes obras.
• Transformadores Eléctricos hasta 500 KV.
• Reparación de Vagones Ferroviarios.

MODELOS PRODUCIDOS
SIAM Payloader H-60B
SIAM Wabco 440
SIAM Wabco 444
SIAM Wabco 660

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONSIDERACIONES AL COMENTAR.

No comentar POR DUPLICADO, TRIPLICADO, ETC... los comentarios se moderarán, se leerán y publicarán. NO perder la paciencia.

NO comentar con mayúsculas, se borrarán los comentarios. Mantengamos el orden y la cordura.

NO SE ADMITEN AVISOS DE COMPRA-VENTA, ESTA PÁGINA NO PERSIGUE ESE FIN Y NINGUNA MÁQUINA PUBLICADA ESTÁ A LA VENTA YA QUE SON SIMPLEMENTE FICHAS TÉCNICAS.